Tendencias:

La lotería del niño inaugura el 2024 con alegría.

shutterstock_1585558258(FILEminimizer)

Cuando leas este artículo es probable que ya se haya celebrado el Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad, El Gordo. Espero que la fortuna te haya sonreído. De todos modos, debes saber que el 6 de enero tienes una nueva cita con la suerte, el Sorteo del Niño. Un sorteo de lotería en el que aún tienes más posibilidades de que te toque un premio.

Aunque no es tan popular como el “Gordo de Navidad”, el sorteo del Niño tiene bastante arraigo en nuestro país. Los encargados de La Piedad, una administración de loterías de Málaga, toda una institución en la ciudad andaluza que en los 11 primeros meses del 2023 repartió casi 8 millones de euros, comentan que cada vez más personas adelantan la compra de billetes para la lotería del Niño. Lo hacen tanto de forma presencial como online.

Y es que la gente sabe que no puede esperarse a última hora cuando hay tanto dinero en juego. Te arriesgas a quedarte sin boletos o a conformarte con los números que los demás no han querido comprar.

Hay quien ve el sorteo del Niño como una segunda oportunidad o como un premio de compensación. Si no te ha tocado el Gordo, siempre te queda El Niño. Nada más lejos de la realidad. Este sorteo tiene entidad propia. En él se reparten 700 millones en premios y un total de 37.812 premios por serie.

Una oportunidad nada desdeñable de comenzar el nuevo año con alegría.

Una tradición desde 1941.

Desde principios del siglo XX, el primer sorteo ordinario de lotería era un evento esperado. Se celebraba el primer sábado del año entrante y la gente lo jugaba como un augurio de lo que el nuevo año le deparaba.

Dice el periódico La Verdad, de Murcia, que es en 1941, cuando se institucionaliza el Sorteo Extraordinario del Niño. Entonces se decide que el primer sorteo del año se celebre la víspera de reyes, el 5 de enero, con independencia del día de la semana en que caiga. En 1999 la fecha del sorteo se trasladó al día 6, en lugar de celebrarlo el 5. Desde que se crea el sorteo, se le otorga una dotación económica en premios extraordinaria.

Es como si la Lotería Nacional, dependiente en ese momento del Ministerio de Hacienda, quisiera dar un regalo de reyes a los españoles.

Son conocidos los diseños de los billetes de navidad. Hay personas que incluso los coleccionan. Pues bien, para aquel primer sorteo ordinario del año se estampaban los billetes con alguna escena navideña. Es por eso, que cuando se crea el sorteo extraordinario del 5 de enero se le bautiza con el nombre del Niño, ya que se decoraban los billetes con alguna estampa del niño Jesús.

La idea cuaja pronto en el subconsciente colectivo. La llegada del nuevo año se percibe como un nacimiento, un nuevo ciclo. Ya dice el dicho popular que los niños vienen con un pan debajo del brazo. Por eso, el nuevo año llega regalando dinero.

El sorteo del niño es diferente al sorteo del gordo. En este caso no hay dos bombos, uno con los números de los billetes y otro con los premios, sino 5 bombos, con 10 bolas cada una, enumeradas del 0 al 9. Cada bola se corresponde con los números del billete: unidades, decenas, centenas, unidades de millar y decenas de millar.

El sorteo dura 30 minutos aproximadamente, no toda una mañana como el sorteo de navidad. Y en él no se reparte la pedrea, pero se otorgan 5 categorías de premio, más los premios por terminaciones y los reintegros.

Digamos que el sorteo del niño es más parecido a un sorteo ordinario, solo que se trata del segundo sorteo de lotería que más dinero reparte en premios, después del gordo de navidad.

Comparativa entre el Gordo de Navidad y la Lotería del Niño.

Dice el periódico As que el Gordo de Navidad reparte más dinero en premios, pero, frente a lo que piensa la mayoría de la gente, con la lotería del Niño tienes más posibilidades de que te toque.

El sorteo extraordinario de navidad tiene un presupuesto de 2.408 millones de euros en premios, mientras que el Niño solo destina 700 millones a premiar los billetes agraciados.

Visto de esta manera, parece que con “El Gordo”, Loterías y Apuestas del Estado ha tirado la casa por la ventana, pero no es así. Según las estadísticas, cada español mayor de edad gasta una media de 71 € en este sorteo, algo más de tres décimos y medio. Si calculamos que hay casi 40 millones de personas mayores de edad en nuestro país, la cantidad recauda aturde el conocimiento. Pues bien, El Gordo destina un 10% de lo recaudado a premios, mientras que el niño destina el 30. Con esto no le quiero quitar la ilusión a nadie, pero lo cierto es que el Gordo de Navidad es un negocio redondo para Loterías.

Las probabilidades de que te toque un premio en el sorteo del Niño son un 37% superior a que te toque en la lotería de navidad. Esto se debe a que en sorteo del Niño se conceden 37.920 premios, mientras que en la lotería de navidad se entregan 15.304.

Ahora bien, si hablamos de la cuantía de los premios superiores, en el sorteo extraordinario de navidad es el doble que los que se conceden en el sorteo del niño. El primer premio del gordo está cifrado en 400.000 € el décimo, mientras que en el niño son 200.000.

Las probabilidades de que te toque un buen pellizco en el sorteo de navidad son superiores a que te toque en el sorteo extraordinario del Niño. Pero la posibilidad de que tu billete resulte premiado en el sorteo del Niño es mayor que en el Gordo.

Por tanto, jugar a la lotería del Niño es una buena oportunidad para empezar el 2024 con buen pie, al menos, en lo que a lo económico se refiere.

La lotería y la navidad.

La lotería nacional está indisolublemente ligada a la navidad, al menos en nuestro país, que tiene fama de ser un país jugador, aunque no ludópata.

El sorteo extraordinario de navidad marca oficiosamente el comienzo de las fiestas navideñas. Ese día, todo el país está pendiente del desarrollo del sorteo. La televisión pública y las principales emisoras de radio lo retransmiten en directo. Todo el mundo, en casa o en el trabajo, lo siguen atentamente con sus billetes de lotería y participaciones en la mano, para comprobar de primera mano si han sido premiados.

Los medios de comunicación hacen un despliegue extraordinario para cubrir el evento. Una vez sale un premio, las televisiones, prensa y radio, corren a la administración de lotería que ha vendido el número para recoger las primeras impresiones. En las administraciones agraciadas se monta una gran fiesta, con descorche de botellas de cava incluido. Toda una explosión de alegría que contagia a todo el país.

Por otro lado, el sorteo del niño coincide con el fin de la navidad. Las fiestas concluyen como empezaron. Repartiendo dinero, alegría e ilusión.

El juego de la lotería conecta con el deseo de la gente de terminar el año mejor que lo empezó. Y de recibir el año nuevo con ilusión, cargado de proyectos. El juego de la lotería en estas fechas sobrepasa el sentido económico y se cubre con una hermosa capa de emoción.

Las fechas navideñas son tiempo de compartir. Eso también se parecía en los sorteos de lotería navideños. Son los premios más repartidos del año. Gran parte de los números se venden en forma de participaciones. Asociaciones y entidades fragmentan los números comprados en papeletas de precio reducido que venden entre su círculo más cercano. Además de ser una vía de financiación, es una forma de compartir el premio, en caso de recibirlo, con aquellas personas que les apoyan.

Ese espíritu de compartir va más allá. No son pocos los comercios que regalan participaciones pequeñas entre sus clientes y allegados. Incluso, en las familias se dan casos en que los padres regalan décimos a sus hijos, hijos que se los regalan a sus padres y hermanos y cuñados que los compran a medias.

Para muchos, comprar lotería en estas fechas es una tradición. Como lo es montar el árbol de navidad, celebrar la cena de Nochebuena en familia o hacer los regalos de reyes. Parece que si no han comprado lotería, la navidad está incompleta.

Muchas de estas personas ni siquiera acostumbran a jugar a juegos de azar durante gran parte del año. Eso sí, sus décimos para El Gordo y El Niño no pueden faltar. Algunas familias llevan años abonados al mismo número.

La lotería conecta con los sentimientos de alegría compartida que reinan en la navidad. Si le ha tocado a alguien que queremos es como si nos hubiera tocado a nosotros.

Por eso, Si aún no tienes tu billete para la lotería del Niño, nos esperes al último momento, es probable que aún estés a tiempo de adquirirlo.       

Categorias

Proin faucibus ex nec mauris sodales, sed elementum mi tincidunt. Sed viverra egestas nisi consequat. Fusce sodales ultrices augue a accumsan.

Mas leidos

Scroll al inicio