Tendencias:

Qué es el EINF y cómo podemos elaborarlo.

15

En la actualidad empresarial en la que nos encontramos, las empresas tienen un impacto en la sociedad y en el medio ambiente, y cada vez más se reconoce la importancia de comunicar este impacto de manera transparente. Es aquí donde entra en juego el Estado de Información No Financiera (EINF), una herramienta que va más allá de las cifras para revelar cómo las empresas están contribuyendo al bienestar de la sociedad y el planeta.

En este artículo, exploraremos qué es el EINF, por qué es necesario y cómo las empresas pueden elaborarlo para comunicar su compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social.

¡Empezamos!

¿Qué es el EINF, y por qué se requiere?

El EINF, o Estado de Información No Financiera, es un informe que las empresas deben presentar anualmente junto con sus cuentas anuales. Dicho informe tiene como objetivo proporcionar información detallada sobre el impacto que las actividades de la empresa tienen en aspectos sociales, ambientales y de derechos humanos, así como también en la lucha contra la corrupción y el soborno.

Presentar el EINF es un requisito que se le exige a muchas empresas desde el año 2017 si éstas cumplen con ciertos criterios específicos, como las siguientes:

  • Empresas cotizadas en bolsa.
  • Empresas con más de 500 empleados.
  • Empresas con un volumen de negocio superior a los 40 millones de euros, o un balance general superior a los 20 millones de euros.

¿Cómo podemos elaborarlo?

La elaboración del EINF implica recoger toda la información necesaria que advierta sobre una amplia gama de áreas, como por ejemplo las prácticas laborales, el respeto de los derechos humanos, el impacto medioambiental, la lucha contra la corrupción y el soborno, y el compromiso con las comunidades locales.

De esta forma, las empresas pueden elaborar el EINF utilizando diversas fuentes de información, como informes internos, datos de sostenibilidad, políticas corporativas y resultados de auditorías externas. Es fundamental que en todo momento la información proporcionada sea precisa, verdadera y relevante para las actividades y el impacto de la empresa.

Asimismo, ampliamos a continuación los pasos a seguir que puede seguir una empresa para elaborar el EINF:

  1. Recopilación de información relevante.

Como hemos mencionado el primer paso para elaborar el EINF es recopilar información relevante sobre el impacto de las actividades de la empresa en aspectos sociales, ambientales y de mandato. Entre los diferentes datos que podemos aportar podemos incluir datos sobre emisiones de gases de efecto invernadero, consumo de agua, gestión de residuos, prácticas laborales, derechos humanos, diversidad e inclusión, y en general, cualquier otro que también sea relevante.

  1. Identificación de indicadores clave de desempeño.

Una vez recopilada la información, es importante identificar los indicadores clave de rendimiento (“KPIs”), los cuales se utilizarán para medir y evaluar el impacto de la empresa en cada sector o subsector. Los “KPIs” deben ser relevantes, medibles y comparables a lo largo del tiempo para permitir un seguimiento efectivo del progreso.

  1. Evaluación del rendimiento actual.

Con la información recopilada y los «KPIs» identificados, la empresa debe realizar una evaluación del rendimiento actual en cada área. Para ello, deberá analizar cómo se están cumpliendo los objetivos establecidos, identificar áreas de mejora y reconocer las prácticas destacadas para poder replicarlas en otros aspectos diferentes del negocio.

  1. Establecimiento de metas y objetivos.

Basándose en la evaluación del rendimiento actual, la empresa deberá establecer metas y objetivos claros (y alcanzables) para mejorar el rendimiento y eficacia en áreas concretas; estas metas deben ser realistas, y, sobre todo, deben estar alineadas con la estrategia general de sostenibilidad y responsabilidad social que ha fijado la empresa.

  1. Implementación de acciones correctivas y preventivas.

Una vez establecidas las metas y objetivos, la empresa deberá implementar acciones correctivas y preventivas para abordar las debilidades identificadas como “áreas necesitadas de mejora”. Para ello, es posible que se recurra a la implementación de políticas y procedimientos nuevos o actualizados, la inversión en tecnologías más sostenibles o la capacitación del personal en prácticas más responsables.

  1. Seguimiento y reporte.

Para acabar, la empresa debe realizar un seguimiento continuo del progreso hacia el logro de sus objetivos y metas, y reportar con frecuencia los resultados a través del EINF. En dicho informa se debe incluir en todo momento tanto los logros alcanzados, como los problemas y retos enfrentados en el camino.

Como has podido comprobar, realizar este tipo de informes no es tarea sencilla ¿verdad? Por este motivo, muchas empresas prefieren contratar los servicios de consultoras especializadas en sostenibilidad y responsabilidad corporativa para que les ayuden. Y es que, como bien saben los profesionales de ORSON, estas empresas pueden ser de gran utilidad para ayudar de forma eficaz en la recopilación, análisis y presentación de toda la información necesaria para elaborar el EINF de manera efectiva, cumpliendo por supuesto con los requisitos legales en todo momento.

Si te exigen realizar uno y no sabes por donde empezar ¡no te agobies! Ahora ya sabes en qué consiste este informe y podrás verlo de otra manera. Pide ayuda a un consultor y contrata sus servicios, así, podréis identificar problemas con antelación y poneros manos a la obra para llevar la empresa a un futuro mejor.

Categorias

Proin faucibus ex nec mauris sodales, sed elementum mi tincidunt. Sed viverra egestas nisi consequat. Fusce sodales ultrices augue a accumsan.

Mas leidos

Scroll al inicio