Tendencias:

¿Vale la pena trabajar desde casa?

Si el lugar de trabajo se traslada a casa, al principio suena tentador: desplazamientos más cortos, horas de trabajo más productivas. ¿Pero también vale la pena económicamente trabajar desde casa?

En los dos últimos años de pandemia, el mundo laboral ha cambiado significativamente para millones de españoles: en lugar de luchar por el tráfico de la hora punta de la mañana, muchos empleados ya ni siquiera salen de casa. En diciembre del año pasado, según cálculos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha por la INE, el 7,3 por ciento de los empleados trabajaban a veces desde casa.

Ventaja: El aumento de la productividad

El viaje desde el dormitorio al estudio se convierte para ellos en un viaje diario; las pausas para comer se toman en la cocina de casa. Las pausas para tomar café con los compañeros ya no son necesarias. Esto tiene consecuencias para los empleados y los empleadores: por un lado, la productividad de los empleados aumenta cuando trabajan desde casa, como lo demuestran varios estudios, que citan un entorno de trabajo más tranquilo con un trabajo más eficiente, así como menos descansos y menos ausencias por días de enfermedad como razones para el aumento de la productividad. Otra razón es que la gente normalmente ya trabaja durante los períodos en los que no hay que desplazarse al trabajo.

Ventaja: Ahorros financieros posibles

Por otro lado, trabajar desde casa también tiene un impacto económico en las empresas. Porque pueden ahorrar dinero teniendo menos empleados en las oficinas. Muchas empresas han anunciado que seguirán ofreciendo esta opción a los empleados incluso después de que se haya eliminado el requisito de trabajar desde casa. Algunas empresas, por ejemplo, en el futuro sólo quieren ofrecer espacio de oficina para siete de cada diez empleados. Cualquiera que no sea necesario con urgencia en el debería seguir trabajando desde casa en el futuro. Muchos bancos también apuestan por las oficinas en casa: actualmente los empleados realizan hasta el 90 por ciento de su trabajo desde casa. Si se elimina la obligación legal de trabajar desde casa, se quiere probar un modelo con el 50 por ciento.

Ventaja: Conciliación y organización de tiempo

Es cierto que las empresas pueden ahorrar dinero a largo plazo si ya no se tiene que proporcionar espacio de oficina para todos los empleados. Sin embargo, esta no es la principal preocupación de las instituciones: Muchos empleados, especialmente los jóvenes, esperan que les den la oportunidad de trabajar desde casa. Porque el home office se considera el modelo perfecto para conciliar la vida personal y laboral.

Los cálculos de otros estudios han demostrado que los empleados que trabajan desde casa pueden ahorrar hasta un 70 por ciento de tiempo, por ejemplo eliminando la necesidad de desplazarse al trabajo. También son más flexibles en la forma de organizar su tiempo, lo que hace atractivo trabajar desde casa. Los profesionales de Timenet indican que los estudios realizados muestran que la opción de trabajar desde casa para los empleados supone, de media, un aumento salarial de alrededor del 7 por ciento.

Desventaja: Mayor factura de luz debido al teletrabajo

Sin embargo, el teletrabajo también tiene un impacto en el bolsillo de los empleados: quien haya trabajado desde casa tendrá que pagar más en su factura de electricidad. Los empleados que trabajan desde casa durante unos 220 días pagan hasta 94 euros más. Porque quienes trabajan en casa, además de un ordenador portátil o una impresora para su trabajo real, también suelen utilizar con sus propios medios una luz, una cafetera o el horno para almorzar.

A menudo, el empresario simplemente omite estos gastos porque no existe ninguna regulación legal que obligue al empresario a cubrir los gastos de electricidad, calefacción y agua. Para reclamar los costes más elevados, los empleados tendrían que poder calcular los costes adicionales hasta el céntimo, lo cual es difícilmente posible si se vive y se trabaja en el mismo lugar.

Para compensar los costes, los empleados pueden reclamar en su declaración de impuestos una asignación por trabajo en casa de un máximo de 600 euros al año. Pero también se recomienda que los empresarios paguen voluntariamente a sus empleados una tarifa fija mensual para compensar los costes del trabajo desde casa.

Desventaja: El equipo requerido puede variar

Además, los empleados pueden incurrir en costes a la hora de equipar su oficina en casa. El equipamiento que proporciona el empresario depende a menudo de las actividades que se llevan a cabo en la oficina central: por ejemplo, si es posible acceder a través de una conexión VPN a los programas correspondientes necesarios para el trabajo, es posible que las dos partes acuerden el uso de los dispositivos informáticos de los empleados.

Por lo tanto, no es posible hacer una declaración generalmente válida sobre qué equipo debe proporcionar el empleador. Los requisitos que deben cumplir los empresarios también difieren según el modelo que ofrezca una empresa. Por ejemplo, los empleadores que ofrecen oficinas en casa también deben proporcionar los muebles para una oficina en casa. Este ya no es el caso con el modelo de trabajo móvil, ya que no está claramente definido dónde se encuentra el empleado; en teoría, el lugar de trabajo puede estar en cualquier lugar.

Conclusión: ¿Renunciar por un trabajo de oficina en casa?

El home office no sólo se ha consolidado en muchas empresas. Los empleados incluso estarían dispuestos a renunciar a más salario o renunciar si tuvieran que volver a trabajar por completo.

El índice PMI presentó los resultados de un amplio estudio sobre el trabajo desde casa entre los empleados a tiempo completo. Se encuestó a empleados en 27 países seleccionados. El estudio mostró que los empleados de todo el país trabajaban desde casa una media de 1,5 días a la semana. Corea del Sur, Egipto, Serbia y Taiwán se ubicaron en el extremo inferior con menos de un día a la semana. Singapur y la India se situaron en el extremo superior con 2,4 y 2,6 días a la semana respectivamente.

1. El escepticismo sobre trabajar desde casa ha disminuido

De este modo, la pandemia ha cambiado permanentemente las condiciones laborales. Nunca antes un acontecimiento había cambiado tan radicalmente la vida laboral en tan poco tiempo. Posteriormente, el tradicional escepticismo hacia el trabajo desde casa ha disminuido. Más de la mitad de los empleados encuestados dijeron que eran más productivos en casa de lo que esperaban. Cuanto más positivamente valoraban los empleados su productividad en relación con sus expectativas anteriores, más días de teletrabajo ofrecían posteriormente los empleadores. Esta conexión se aplica en los 27 países examinados. En los países donde se aplicaron reglas de bloqueo más estrictas durante la pandemia, se ofrecieron más días de teletrabajo.

2. Cambiar de trabajo o renunciar

Otra cifra del estudio muestra lo importante que es para los empleados trabajar desde casa: el 26 por ciento estaría dispuesto a renunciar o buscar un nuevo trabajo si su empleador solo ofreciera trabajo presencial. Estudios en EE.UU. han demostrado incluso que más del 40 por ciento de los actuales trabajadores a domicilio buscarían un nuevo trabajo si su empleador exigiera un regreso completo a la oficina. En Canadá, Australia y los Países Bajos, la voluntad de dar ese paso también fue muy alta, más de un tercio. En Gran Bretaña, el 42 por ciento de los empleados renunciaría o buscaría un nuevo trabajo si tuvieran que volver a la oficina cinco días a la semana.

3. Renunciar al aumento salarial

Sin embargo, los empleados también renunciarían a un aumento salarial por la oportunidad de trabajar desde casa. De media, dos o tres días en la oficina central equivalen a casi el cinco por ciento de sus ingresos. En Egipto, Ucrania, Brasil y Serbia, los encuestados estaban dispuestos a renunciar a un aumento salarial de más del siete por ciento. En Alemania la cifra fue del 3,7 por ciento, por debajo de la media nacional.

La razón de esto son los tiempos de viaje, a veces largos, hasta el trabajo y los costes resultantes. En promedio, los empleados necesitan más de una hora al día para ir y volver del trabajo. En China y la India fue más de una hora y media al día.

Esta tendencia podría tener consecuencias de gran alcance, por ejemplo, para la organización del trabajo en las empresas y su capacidad de innovación, o también para las ciudades. Si los trabajadores mayores y más ricos emigran a los suburbios, los alquileres podrían bajar en algunas ciudades. Esto, a su vez, facilita que los empleados jóvenes vivan allí y se beneficien de las oportunidades de establecer contactos.

Categorias

Proin faucibus ex nec mauris sodales, sed elementum mi tincidunt. Sed viverra egestas nisi consequat. Fusce sodales ultrices augue a accumsan.

Mas leidos

Scroll al inicio